Leo entre líneas porque es donde te encuentro…